Nuestra Misión

Promovemos los valores del Reino en Deltona a través del crecimiento, discipulado y comunión con Dios y nuestros hermanos, el servicio y la comunicación del Evangelio a los no alcanzados y el uso efectivo de nuestro tiempo y recursos con la comunidad universal de creyentes.

Nuestra Visión

Somos una iglesia cristiana dinámica que vivimos y promovemos, de forma innovadora y creativa, la transformación del actual sistema de valores en la comunidad de Deltona.

Sobre Nosotros

La Primera Iglesia Bautista Hispana de Deltona es un grupo de creyentes en Cristo Jesús que declaran convivir bajo los principios bautistas históricos. Esto son: la fe en las grandes doctrinas de la iglesia tales como la creencia en un Dios trino – Padre, Hijo y Espíritu Santo; la obra expiatoria de Cristo en la cruz; la salvación únicamente por gracia mediante la fe en Jesucristo; la vida nueva hecha posible con el poder del Espíritu Santo; la esperanza del retorno de Cristo al final de los tiempos cuando los creyentes serán resucitados y Dios establecerá su reino eterno donde ya no habrá más muerte ni pecado.

Además de estas grandes verdades, en la Primera de Deltona enfatizamos los siguientes distintivos bautistas:

– El Señorío de Jesucristo. Creemos que “sólo Cristo es el rey y juez de la iglesia y de la conciencia”. Su voluntad, como es revelada en su Palabra, debe ser acatada por todos los que le han recibido como Señor. Su autoridad debe ser suprema en la iglesia.

– La Supremacía de las Escrituras. Creemos que la Biblia es la Palabra de Dios inspirada divinamente y que sólo ella es nuestra guía y autoridad final en asuntos de fe y conducta. Cada creyente, con la ayuda del Espíritu Santo, puede leer y entender las Escrituras por sí mismo.

– El Sacerdocio de Todos los Creyentes. Creemos que toda persona puede tener una relación personal directa con Dios por medio de su Hijo Jesucristo, sin necesidad de intermediarios humanos o de ciertos ritos y ceremonias.

– El Bautismo de los Creyentes. Creemos que el bautismo debe ser administrado solamente a personas que han creído y recibido a Cristo como su Señor y Salvador. La inmersión es la única forma de bautismo que la Biblia enseña y representa la muerte a la vida pecaminosa y una resurrección espiritual a una nueva vida en Cristo.

– La Membresía Regenerada de la Iglesia. Creemos que la iglesia se debe componer sólo de personas que han recibido a Cristo, que dan testimonio de una nueva vida y que han confesado su fe en el bautismo. Los bebés y aquellas personas que todavía no han hecho profesión de fe en Cristo no deben ser admitidas en la membresía de la iglesia.

– La Autonomía de la Iglesia Local. Creemos que cada congregación es autónoma para manejar sus propios asuntos internos, elegir su propio pastor y determinar sus relaciones con otras iglesias, sin estar sujeta al control de ningún otro cuerpo eclesiástico. Sin embargo, también reconocemos la interdependencia, es decir, la asociación con otras iglesias de la misma fe y orden con el fin de testificar más efectivamente en la extensión del reino de Dios en el mundo. La Primera de Deltona convive fraternalmente con dos grandes cuerpos denominacionales, las Iglesias Bautistas Americanas, ABC-USA y lasIglesias Bautistas Cooperativas (CBF).

– Libertad de Conciencia. Creemos que cada persona tiene el derecho de adorar a Dios conforme a los dictados de su propia conciencia. Ninguna autoridad ya sea política o religiosa tiene el derecho de dictar a la persona lo que debe creer.

– La Separación de Iglesia y Estado. Creemos que los gobiernos humanos existen por disposición divina. Su misión es proteger a todos sus ciudadanos sin favorecer a ninguno, especialmente por causas religiosas. Por lo tanto, el estado no debe inmiscuirse en asuntos de la iglesia ni la iglesia debe dictar al estado. La iglesia y el estado deben estar totalmente separados.